Altamira. Historia de una polémica

Portada del libro

Comprar el libro


Ficha histórica del libro


Edad: Moderna

Periodo: Segunda Restauración

Acontecimiento: Descubrimiento Altamira

Personaje: Sin determinar

Comentario de "Altamira. Historia de una polémica"


En 1876 María, hija de Marcelino Sanz de Sautuola, descubrió por casualidad las pintura rupestres de Altamira. En este ensayo, el autor nos sumerge de lleno en la polémica que originó este descubrimiento, pues los grandes especialistas de la época tales como  Cartailhac y Mortillet rechazaron la autenticidad del descubrimiento basándose en que eran demasiado artísticas, demasiado perfeccionadas, para ser realizadas por hombres prehistóricos. En España la defensa de estas pinturas fue encabezada por el catedrático Juan Vilanova y Piera que tuvo que hacer frente a numerosas y feroces críticas por los especialistas españoles de la época.

Desgraciadamente, tanto Marcelino Sanz de Sautuola como Juan Vilanova y Piera fallecieron antes de que la comunidad internacional reconociera la veracidad de las pintura de Altamira, y de que   Cartailhac escribiera su famoso artículo «Mea culpa de un escéptico» en el que este investigador francés reconocía en 1902 su error al negar la autenticidad de las pinturas de Altamira, tras aparecer en Francia, conjuntos de pinturas semejantes